Este es el segundo número de nuestra nueva etapa y será el último del 2020.

Estamos terminando un año que será muy difícil de olvidar por la presencia de un problema que nunca nos hubiéramos imaginado tener que enfrentar y para el cual, por consiguiente, no estábamos preparados: la pandemia del COVID19, que ha reflejado que esa falta de preparación para situaciones de este tipo aqueja a la gran mayoría de los países del mundo, aunque a algunos, como el nuestro, más aún. En este momento estamos entre los diez países más afectados por el número de decesos por COVID-19 en relación con el total de población, al tiempo que se advierte un nuevo incremento en las cifras.

Esta realidad hará que el 2020 sea un año que jamás olvidaremos, pero del cual estamos obligados a extraer lecciones y experiencia. Y es que termina el año, pero el problema sigue ahí, y se intensifica. Probablemente seguirá causando mucho año, enormes pérdidas y profundos pesares por un tiempo difícil de pronosticar. Y sin embargo, la vida sigue y también debe continuar la vida de nuestras empresas.

En un intento por mirar adelante, compartimos algunas notas orientadas a enfrentar nuestra nueva realidad, buscando que permitan a nuestros lectores desarrollar habilidades y herramientas para adaptar sus negocios a las condiciones que hemos asimilado, a querer o no.

Si bien, no queremos caer en lugares comunes propios de la temporada, pues correríamos el riesgo de ser inoportunos, dada la situación, y por ello no encontrarás imágenes o referencias de las que suelen aparecer en las publicaciones de fin de año, sí queremos invitar a la reflexión de cara al próximo año. Evaluemos las pérdidas, vivamos los duelos y volvamos a soñar, tomando en consideración los nuevos factores que seguirán ahí, al menos por un largo tiempo.

Saludos cordiales.

Armando Soto
Armando Soto

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *