Al parecer ésta pandemia ha dejado al descubierto lo lejos que están la mayoría de las organizaciones, y por lo mismo, el largo camino que tendrán que recorrer, para adaptarse al nuevo modus operandi.

No se puede esperar para empezar a adaptarnos, ahora la competencia es más feroz y el mercado está contraído, se necesita trabajar estratégicamente y estar atentos para identificar las oportunidades.

Dos de los grandes retos que tienen las empresas, y donde deben prestar atención especial, son: el factor humano y su toma de decisiones.

La gestión del factor humano ya cambió, hoy por hoy tanto los procesos de reclutamiento y selección como la capacitación están migrando de actividades presenciales a video conferencias, esto conlleva a tener menos costos indirectos.

El cumplir los objetivos organizacionales es de vital importancia para la sobrevivencia de las empresas.

También las organizaciones se están enfrentando a la disyuntiva de seguir tomando sus decisiones basándose en el juicio humano o el de análisis estadístico.

Lo que es cierto es que los datos están justo en el centro de la toma de decisiones sostenibles a medida que navegamos a través de tiempos cada vez más inciertos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *