Emprender, siempre ha sido un reto, pero en ésta época es mayor, un gran riesgo, un desafío distinto. Es por ello que los emprendedores deben prepararse y conocer los retos a los que se enfrentaran así como las posibles alternativas para superarlos. Solo así se podrá ir un paso adelante en el camino de consolidación y posicionamiento de sus iniciativas.

El estar frente a un emprendimiento en ésta época del COVID-19, sea este pequeño, mediano o incluso grande, está resultando un desafío casi de vida o muerte. La vida o la muerte de un sueño delicadamente cuidado. Creo que ninguno de nosotros estuvo preparado para lo que la pandemia nos ha traído en lo que va del año. Y aún tendremos que coexistir con ella algunos meses más.

El COVID-19 ha establecido desafíos muy importante para las empresas, que demanda soluciones pragmáticas creando una mayor responsabilidad al emprendedor. En todo el mundo, las PYMES (pequeñas y medianas empresas) han estado enfrentando grandes desafíos, lo que les ha obligado a tomar acciones rápidas e incluso drásticas.

Las empresas que sobrevivan serán aquellas que reaccionen a tiempo, las que más pronto se percaten de que la pandemia no durará poco tiempo y tomen decisiones relacionadas con la innovación y la transformación. Aquellas que se reinventen.

Definitivamente la crisis del COVID-19 ha estado controlando la vida del planeta entero. El Covid-19 está marcando un antes y después en la historia. Está siendo un enemigo latente, real para la continuidad de la mayoría de los negocios.

En la mayoría de los negocios bajaron las ventas, lo que les ha llevado a tomar una medida desesperada para sobrevivir: el despedir una parte de su personal. Pero ni aún esa medida ha sido suficiente ya que muchos negocios han cerrado, y aún más lo seguirán haciendo. La parte positiva, para las empresas sobrevivientes, es que esto llevará a que nazcan nuevas formas de trabajo, nuevas oportunidades.

Sé de empresas que se han adaptado con relativa facilidad al cambio, pero son las menos, algunas más se demoraron en encontrar nuevas opciones, con ello han tratado de proteger a sus colaboradores de la pérdida de sus empleos, pero la mayoría la está pasando muy difícil. Finalmente todo el bienestar o el perjuicio que esta pandemia traiga a un emprendimiento estará totalmente relacionado con la manera en que sus líderes hayan afrontado la crisis que estamos viviendo.

Hay empresas que se están reinventando y otras transformando en medio de la pandemia. Algunas se están apoyando con consultores externos que les están ayudando a gestionar el cambio y mejorar su rendimiento poniendo en relieve la importancia de los clientes. Lo fundamental es centrarse en los grupos de interés con una perspectiva a largo plazo y aprender las relaciones causa-efecto: Por qué una organización hace algo, cómo lo hace y qué logra con sus acciones, consiguiendo reestructurar la empresa y darle un giro de timón.

Las empresas a que les está costando menos trabajo superar esta crisis son las que contaban, antes que se diera la pandemia, con un propósito que les inspiraba, una visión ambiciosa y estrategias generadoras de resultados. Las que se caracterizaban en no contar con éstos elementos los necesitarán trabajar, esto les permitiría superar sus defectos y falencias de empresa, personal y dirección. Es una gran oportunidad para implementar buenas prácticas basadas en el acopio de los aprendizajes acumulados.

Alguno de los retos a los que se están enfrentando los emprendedores son:

Ser adaptativo. El mercado y el estilo de vida de las personas cambiaron, por lo que se debe estar en un proceso de adaptabilidad a la nueva forma de vida y oportunidades del mercado.

Tomar decisiones prágmaticas. Emprender es sinónimo de independencia y autonomía en donde el único líder al mando debe tomar decisiones acertadas respecto a los problemas del día a día y la forma como se deben resolver. Las empresas donde la toma de decisiones es en base a la experiencia y/o rumores difícilmente sobrevivirán.

Marcar precedentes ante la competencia. Los emprendedores se enfrentan a un mercado más competido, más exigente, más caótico. Este reto debe convertirse en un motivante para ser capaces de llegar y marcar la diferencia con sus productos o servicios, diseños, publicidad, pero principalmente con calidad en el servicio al cliente.

Superar la incertidumbre. La mejor forma de vencer este reto es planeando, no dejando nada al azar, establecer un contacto más cercano con los clientes donde ellos expresen su opinión. Enfocarse al servicio al cliente.

Saber reconocer las oportunidades. Los emprendedores deberán aprender a reconocer las nuevas oportunidades que se están generando, especialmente, en las inesperadas porque éstas pueden ser la gran diferencia.

Reinventarse permanentemente. La innovación y la creatividad son dos habilidades que todo emprendedor debe tener para lograr tener éxito. El reinventarse, es tal vez, el reto más grande porque la brecha entre el éxito y fracaso es más estrecha.

Los retos que deben superar los emprendedores son muchos pero si son capaces de vencerlos lograrán triunfar en los negocios y su vida personal.

Ésta crisis que vivimos no debe ser en vano. Todo el mundo debemos de sacar a relucir nuestras fortalezas como creadores e innovadores, para hacer mejoras en las empresas, para darle un giro a los negocios, para aprender sobre precaución, para ser ordenados con las finanzas, cuidando el flujo de efectivo, los gastos, en particular el punto de equilibrio, y por qué no, en tener una matriz de riesgos para eventualidades como estas. También para saber con quiénes nos aliamos y nos asociamos, para saber con quiénes realmente contamos entre nuestros colaboradores. Pero también nuestros colaboradores sabrán si cuentan con un verdadero líder, que inspira y hace lo necesario por su gente, para que les vaya bien, ya que si no somos ese tipo de líderes en la primera oportunidad se irán de nuestra organización.

Ésta, más que una crisis, debe ser vista como una oportunidad de aprender y emprender.

Andrés Herrera
Andrés Herrera

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *